Review Philips LED Ceiling Lamp

2

Por fin he podido realizar el análisis de este plafón que ya lleva conmigo un buen tiempo y del cual muchos me han preguntado, espero por tanto que tras echarle un ojo al artículo y al vídeo podáis despejar vuestras dudas y saber si el Philips LED Ceiling Light se merece un hueco de vuestro techo.

Comenzare por lo primero que llama la atención de él, su tamaño, es literalmente enorme, sobre todo si tienes el plafón de Yeelight vas a flipar cuando te llegue la caja y lo saques de la misma, puesto que son 50 cm de diámetro, algo que por lo menos a mi me resulta excesivo.

Pero como siempre digo, para gustos, colores, por lo que este dato lo dejaremos en el montón de los subjetivos.

Una vez que me deshice del enorme embalaje y tuve el plafón en mis manos, me resulto curioso el material que Philips había seleccionado para la zona por donde saldrá la luz.

Me parece que no corresponde la calidad y sensación que nos da un plástico blando con el precio de este plafón.

Luego de quitar ese “donuts” realizando un giro en el sentido contrario a las agujas del reloj, para acceder al interior del plafón, me encontré con lo que a priori podían parecer LEDs de los años 80, por dios, casi me da un yuyu.

Menos mal que solo fue una primera mala impresión y tras quitar el protector, que realmente tiene una función de reflector para la luz, pude comprobar como los 60 LEDs que incorpora este plafón se corresponden con los habituales para el año en el que vivimos.

En el centro del plafón además de encontrarse la unidad de gestión y conexión, también tenemos un sensor que detecta la cantidad de luz ambiente, necesario para algunas de las escenas inteligentes de las que dispone.

Además tiene 4 pequeños LEDs que se encenderán cuando seleccionemos la escena medianoche, que nos da la luz suficiente para no tropezarnos con nada pero a su vez evita que despertemos a nadie, como si podría suceder si los 33 watios de este Ceiling Light se pusieran a lucir a las 4 de la mañana.

Para su montaje cuenta con la típica clema de conexión, aquí no se han complicado mucho la vida, y puesto que su tamaño es bastante grande aún si el pedazo de donuts que lo rodea, montarlo no resulta todo lo cómodo que pudiera ser.

Creo que en este sentido debo recalcar que esta sensación se debe principalmente a que tengo un Yeelight y el sistema de instalación es una maravilla, pues resulta rápido y cómodo.

Una vez instalado nuestro Philips ya sea en lugares con 110 como 230 voltios, lo primero será vincularlo con nuestra cuenta Mi desde la app Mi Home, originalmente el plugin vienen en Ingles y resulta sencillo manejarlo, no obstante podéis traducirlo con la herramienta Mi Home Hack o manualmente si sois usurios root descargando el plugin traducido que como siempre os facilito.

Recordar que para vincularlo tendréis que tener vuestro terminal conectado a la red WiFi a la que vayáis a vincular el plafón, no olvidar que la app Mi Home debe tener permisos para saber vuestra ubicación, también conviene desactivar los repetidores WiFi si es que tenéis alguno y si es posible, tener una contraseña para el WiFi que sea sencilla, con letras y números únicamente.

En la primera pantalla del plugin tendremos las opciones más básicas y más usadas; deslizando de arriba a abajo cambiaremos la cantidad de luz que va desde 1 lumen a 2000 lumen máximo y si deslizamos de izquierdas a derechas haremos lo propio con la temperatura del color que tienen un rango entre 2700 y 5700 kelvin.

En el menú de escenas tendremos las 4 que vienen predefinidas más todas las que nosotros vayamos almacenando como favoritas.

También tendremos acceso al retardo de apagado que si funciona con nuestro horario local.

Y por último tendremos acceso a gráficas de temperatura y humedad si disponemos del mando remoto, y digo disponemos porque no vienen incluido con el plafón, por lo que tendremos que adquirirlo por separado.

En la esquina superior derecha, tras el icono de los tres puntos, se encuentran los ajustes comunes, la automatización, los ajustes avanzados y la ayuda.

En esta zona tendremos acceso a los menús para renombrar nuestro dispositivo, compartirlo, gestionar su ubicación dentro de nuestro hogar, actualizar el firmware.

Dentro de la ayuda encontraremos las típicas FAQ que aconsejo leer a todo aquel que adquiera el Philips LED Ceiling Lamp, eso si, si tienes conocimientos del idioma anglosajón.

Los ajustes avanzados nos ofrecen la posibilidad de activar la luz de medianoche de forma automática cuando nos encontremos en la franja horaria de entre las 23:00 y las 6:00.

También podemos ajustar el color de la temperatura dependiendo de las características del tiempo que tengamos en casa.

Pero para mi lo más interesante es la posibilidad de grabar tres escenas diferentes cuando encendamos el plafón desde el interruptor de la pared, para pasar de una escena a otra bastará con apagar y volver a encender en menos de 3 segundos.

Por último, tenemos la posibilidad de vincular una pulsera Mi Band, ya sea la 1 o la 2, con la que automatizaremos el encendido y apagado de nuestro plafón según nuestra cercanía con el mismo; esto no obstante no he conseguido hacerlo funcionar.

Contamos con un total de 13 escenas inteligentes que podremos usar con el resto de dispositivos de la gama MiJia de Xiaomi, pudiendo de esta manera automatizar acciones como su apagado y encendido, color, brillo, etc, etc.

Todas ellas como veis de momento se encuentran en un estupendo y maravilloso chino, por lo que os dejo por aquí las capturas para que os sea más fácil poder realizar vuestras automatizaciones.

Y visto el funcionamiento de la app nos falta dar los últimos toques al Philips LED Ceiling Lamp.

Para mi este plafón quedaría muy bien en una estancia de entre 20 y 30 metros cuadrados dejando los espacios más pequeños para el Yeelight, y no por falta de potencia, dado que en ambos casos no tendremos ningún tipo de problema a la hora de iluminar de manera más que correcta, de hecho, ofrecen demasiada luz.

El poder contar con escenas inteligentes es desde luego un punto a favor de los dispositivos MiJia, y dado que podemos controlar tanto luz emitida como el color de la misma, no nos costará mucho encontrar la iluminación perfecta para nuestra estancia.

Sin embargo, hay dos puntos que no llego aún a entender muy bien de este plafón de Philips.

Por un lado tenemos el material empleado en lo que yo he denominado “donuts” y en segundo lugar la ausencia del mando remoto de serie en un artículo cuyo coste ya es de por sí elevado, no me terminan de cuadrar y hacen que mi balanza se decante más hacia el lado del plafón de Yeelight.

Pero como cada cual hace con su dinero lo que le place, os dejo enlace para que podáis comprar vuestro Philips LED Ceiling Lamp en GEARBEST por menos de 74€ en estos momentos y el mando remoto por menos de 14€.