Review Cubot V2, una cuantificadora incompleta

Hace ya algunos meses os hable de la Cubot V2 y de sus posibilidades, evidentemente como no podía dejar de pasar la oportunidad de probarla y dado que su coste era y es bastante bajo, compré mi unidad de la smart band de Cubot dispuesto a darle una oportunidad.

A priori y sin tenerla aún ya había cosas que me gustaban y otras que no, pero no está bien emitir un juicio de valor sin conocer de primera mano el material así que después de pasar más de un mes con ella en la muñeca ha llegado el momento de exponer mis conclusiones.

Para empezar cuando te llega la pulsera lo primero que ves es el paquete y este no está a la altura de los packing de Xiaomi, es algo más cutre.

Al darle la vuelta ya me lleve una sorpresa al encontrar la disponibilidad de colores: negro, azul, rojo, verde, gris, violeta y amarillo ¡Perdona! eso será en China, aquí si la quieres te conformas con negro, azul y gris.

Abrimos la caja y ¡ostias! pedazo de libro de instrucciones ¡¡Xiaomi toma nota!! y encima es multi-idioma ¡¡¡XIAOMI TOMA NOTA DE ESTO TAMBIÉN!!!

Se agradece y mucho este detalle dado que con una lectura rápida podremos saber todo lo que necesitamos de la Cubot y no tendremos que andar investigando para conocer su funcionamiento, vale que es una simple pulsera y tampoco tiene mucha complicación, pero se agradece.

Aparte del manual, en el interior de la caja encontraremos un pequeño cable USB – Micro USB de apenas 30 cm de largo destinado a realizar la carga de nuestra Cubot y por supuesto, la pulsera.

Para su construcción se han empleado dos tipos de plástico, TPU para las correas y PC para el cuerpo central de la pulsera. Los acabados están a la altura de lo esperado pero hay dos cosas que no me gustaron.

Por un lado tenemos el ojal de la correa, es algo cutre, me parece que no pusieron mucho hincapié en rematar esa parte del diseño y quedo como si lo hubiera diseñado un niño pequeño.

Otro defecto que he visto es la pequeña tapa que hay en el puerto USB, por mucho que la coloco en su sitio acaba saliendo levemente, al menos en mi unidad. No resulta molesto cuando llevas puesta la Cubot pero es evidente que falta calidad de terminación.

Una vez cargada la pulsera completamente, proceso que dura un par de horas, descargamos la app desde Google Play y vinculamos nuestra pulsera, en este sentido cero problemas. Introducimos los datos relativos a nuestro usuario, no para vincular ninguna cuenta sino para que la app calcule mejor los resultados y listo, ya tenemos todo preparado para comenzar a recoger datos de nuestra actividad física.

Dentro de la app podremos configurar hasta 3 alarmas diferentes, activar las notificaciones de llamada, de sms y WeChat así como un aviso de sedentarismo. Pero no es posible que la pulsera nos avise de notificaciones de apps como Whatsapp, Telegram, Facebook, Twitter, Gmail, etc, etc esto es algo con lo que debería de contar cualquier pulsera cuantificadora hoy en día.

Continuando con la app nos ofrece la posibilidad de establecer unas alertas para notificarnos vía vibración en la pulsera cuando nuestro terminal se separe más de la cuenta de nosotros.

Otra de las funciones que podremos activar es la posibilidad de que nos muestre la hora cuando hagamos el gesto de mirar el reloj, es muy chulo pero lo desaconsejo por dos motivos. Primero es que en mitad de la noche es más que posible que la pantalla de la pulsera acabe iluminándose y en segundo lugar porque la batería durara menos tiempo por la cantidad de veces que se encenderá la pantalla sin necesidad ninguna.

Por último, en cuanto a la app se refiere, podremos activar la cámara remota, si sois de los que os gusta haceros selfies con vuestro palo-selfie, os será de gran ayuda dado que dando un toque en la pantalla de vuestra pulsera se disparará vuestra cámara.

Y es que la pantalla yo creo que es el gran acierto de la Cubot V2, son casi 0,9 pulgadas de pantalla que tiene una buena luminosidad y unos dígitos de gran tamaño por lo que ver los datos en ella no nos supondrá poner cara de chinos.

Sin embargo, el no contar con más versatilidad a la hora de notificar de otras apps que las que trae de serie o el hecho de que muestre sólo el número de teléfono que nos llama y no el nombre le quitan parte de la gracia.

Lo bueno es que estaremos más de 15 días sin necesidad de cargar nuestra pulsera, salvo que activemos la monitorización de la frecuencia cardíaca durante las 24 horas, lo que supondrá un drenaje rápido de la batería.

Así que en definitiva lo que tenemos es una pulsera cuantificadora que puliendo dos o tres aspectos podría mejorar muchísimo y lo bueno de esas mejoras es que se podrían llevar a cabo mediante una actualización de firmware o software, por lo que está en manos de Cubot el poder plantar cara de una manera más directa a la todopoderosa Mi Band de Xiaomi.

Compra tu Cubot V2 en:

Banggood

Gearbest

P.D. SI VEIS LA IMAGEN DEL INICIO DEL ARTÍCULO LA CUBOT V2 ESTÁ DENTRO DE UN ACUARIO, NO LO HAGÁIS, DESPUÉS DE ESO YA NO VOLVIÓ A FUNCIONAR.

label,

About the author