IKEA iluminación inteligente vs Xiaomi

11

Hace apenas un mes IKEA anunciaba su línea de productos destinados a domotizar la iluminación de nuestro hogar, muchas fueron las webs que se hicieron eco de ello, pero realmente ¿merecen la pena? ¿están a la altura de los productos de Xiaomi? o simplemente son dispositivos destinados a las parejas que solemos ver discutir por sus pasillos.

El objetivo de este artículo no es otro que intentar poner mi granito de arena y comparar ambas plataformas para hallar una conclusión final y si puede ser, arrojar algo de luz para intentar evitar algún que otro divorcio nacido en los centros de IKEA.

Lo primero de todo es ver qué tipos de bombillas tenemos disponibles en el catálogo de IKEA frente a los productos de Xiaomi, que tratándose de elementos de iluminación, derivan en el fabricante Yeelight.

En este aspecto IKEA presenta una gran cantidad de bombillas disponibles en la gama TRÅDFRI, que además se complementa con los paneles de la gama FLOALT, la puerta con luz de la gama JORMLIEN y los muebles con puertas con luz de la gama SURTE.

Para realizar esta comparativa me voy a centrar en las bombillas, dado que Yeelight no dispone en estos momentos de tantos dispositivos.

Si enfrentamos los dos modelos más básicos nos encontramos con que las diferencias son mínimas, pero importantes a la hora de crear un entorno.

La Yeelight E27 White cuenta con 8W de potencia que nos dan 600 lúmenes y presenta una temperatura de color de 4000K (luz blanca), su precio alrededor de 11€ en GEARBEST. Por otro lado está la Yeelight E27 RGB con 9W de potencia, ofrece los mismos 600 lúmenes y la temperatura de color puede variar entre 1700 y 6500K por un precio de unos 17€ en GEARBEST.

Por su parte IKEA tiene disponibles varias bombillas con casquillo E27, la más barata de todas cuesta 9,99€ nos ofrece 13W de potencia y un total de 1000 lúmenes con una temperatura de color de 2700K (luz amarilla), también tenemos disponible otro modelo por 19,99€ con una potencia de 12W, esta bombilla emite 980 lúmenes con una temperatura de color que puede variar entre 2200 a 4000k.

A priori la cosa está clara, para iluminar me decantaría por las bombillas de la gama TRÅDFRI de IKEA, sin embargo aquí no solo hablamos de iluminar, sino de domotizar y eso complica un poco el análisis.

Los dispositivos de Yeelight son domotizables por naturaleza, no necesitan de ningún elemento extra para poder controlarlos desde nuestro smartphone, ya sea estando dentro de casa como fuera de ella desde la app Yeelight o desde la app Mi Home, dado que cuentan con conexión WiFi.

Sin embargo en el caso de las bombillas de IKEA necesitamos de otros elementos que nos van a posibilitar ciertas acciones domóticas.

Para empezar, si queremos controlar la luminosidad de las mismas de manera inalámbrica tendremos que adquirir el mando a distancia TRÅDFRI pero ésto sólo nos sirve como mando remoto, por lo que no considero que llegue al nivel de domotización que andamos buscando.

Para conseguir lo que queremos tendremos que adquirir el TRÅDFRI Gateway. Este dispositivo es el encargado de realizar la conexión de nuestras bombillas de IKEA con nuestro terminal a través de la app disponible a tal efecto.

Este módulo es el equivalente al Gateway de Xiaomi pero con bastantes diferencias. Para empezar el dispositivo de IKEA se conecta a nuestra red mediante conexión Ethernet por lo que tendremos que colocarlo cerca de nuestro router o de una toma de red, el de Xiaomi se conecta mediante WiFi, dotándolo de mayor flexibilidad en este aspecto.

Por otro lado, el Gateway de Xiaomi sólo nos sería necesario si quisiéramos contar con la interconexión de otros elementos, dado que como antes decía, las bombillas de Yeelight no necesitan de ningún elemento externo para poder controlarlas, programarlas, etc, etc.

La mejor forma de entender las diferencias entre ambos sistemas es establecer un ejemplo práctico. El entorno elegido es mi salón, en el cual tengo dos lámparas de techo con un total de 11 bombillas, más una lámpara de pie con 1 bombilla.

El escenario lo voy a dividir en dos, por un lado tendremos la opción de controlarlo sólo mediante una app instalada en nuestro smartphone y en el segundo supuesto incluiremos otros periféricos que puedan realizar acciones sobre nuestras bombillas.

Coste primer caso Xiaomi:

  • 11 bombillas RGB para poder configurar temperatura de color = 187,67€
  • Total = 187,67€

Coste primer caso IKEA:

  • 11 bombillas TRÅDFRI = 219,89€
  • 1 módulo TRÅDFRI Gateway = 29,99€
  • Total = 249,88€

Ante el primer supuesto el ganador por coste sería el ecosistema de Xiaomi dado que al no necesitar de un módulo externo para poder agruparlas en lámparas ni para controlarlas vía app, nos ahorraremos 60€.

Coste segundo caso Xiaomi:

  • 11 bombillas RGB para poder configurar temperatura de color = 187,67€
  • 1 Xiaomi Gateway = 26,46€
  • 1 sensor de movimiento Xiaomi = 10,08€
  • 1 Xiaomi Mi Magic controller = 14,60€
  • Total = 238,81€

Coste segundo caso IKEA:

  • 8 bombillas TRÅDFRI = 159,92€
  • 1 kit de entrada TRÅDFRI = 79,99€
  • 1 kit sensor de movimiento TRÅDFRI = 29,99€
  • Total = 269,90€

En este segundo caso los costes de ambos sistemas se acercan bastante, quedándose a tan solo 30€ de diferencia.

En ambos casos he incluido un sensor de movimiento y mando remoto.

Para finalizar con esta comparativa habría que matizar algunas cuestiones, por ejemplo, el sistema de escenas inteligentes está mucho más avanzado en el ecosistema de Xiaomi, eso sí, deberemos de lidiar con el Ingles y el Chino en algunos casos.

Por contra, el entorno de IKEA es a día de hoy bastante más simple, pero la app se encuentra en Español y desde luego es mucho más sencillo acudir a nuestro Centro Comercial más cercano para adquirir cualquiera de los dispositivos que nos hagan falta.

Como vemos no es fácil decir que uno es mejor que otro, y tan solo pequeños matices diferencian la forma en la que vamos a poder interactuar con la domótica que nos ofrecen ambos fabricantes.